La UVa Informa

Una tesis doctoral investiga la evolución de la cultura de empresa del Grupo Renault

El trabajo detalla las características diferenciales respecto otras empresas del sector o de fuera del mismo. Entre ellas se encuentran el sentimiento de pertenencia, la extensión cultural o el trabajo en equipo

La tesis ha sido realizada por Enrique Espinel y dirigida por el profesor de Antropología de la UVa José Luis Alonso Ponga

La Sala de Juntas de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Valladolid (UVa) ha acogido la defensa de la tesis doctoral de Enrique Espinel, un trabajo que ha analizado la evolución de la cultura de empresa del Grupo Renault desde los inicios de la historia de FASA hasta la actualidad. La tesis ha sido dirigida por el profesor de Antropología de la UVa José Luis Alonso Ponga.

[30/06/2015] junio 2015
Gabinete de Comunicación UVa
Valladolid
 imprimir

Como detalla Espinel, quien ha trabajado durante 33 años en el Grupo Renault, donde ha ocupado diversos puestos directivos, la tesis se enmarca “en los estudios de patrimonio industrial que tienen como principal enfoque describir y analizar la implantación de determinadas industrias, en este caso Renault en España y en concreto en Valladolid, y cómo ha evolucionado la cultura de la empresa tanto en tecnología como en liderazgo, innovación o redes y todo ello en el marco de la globalización”.

El fin último de la investigación ha sido determinar si existe o no una cultura propia de empresa y cuáles son las características diferenciales respecto otras empresas del sector o de fuera del mismo.

La tesis evidencia que sí existe una cultura de empresa propia en el Grupo Renault que se ve reflejada “en un sentimiento de pertenencia y de orgullo muy acusado entre los trabajadores, lo que es condición básica para considerar que existe cultura, una serie de elementos que el trabajador asume como una herencia y que entiende que le hacen diferente del resto de personal de otras empresas”.

En cuanto a las características de esta cultura de empresa, Espinel destaca la extensión cultural de Renault hacia el exterior de Valladolid y de Castilla y León. “No solo los empleados que están dentro de la empresa observan la influencia que tiene Renault en el exterior si no que otras empresas han entendido que esa influencia les puede ser muy positiva. Tras más de 60 años funcionando, Renault ha sido el referente y ha ido extendiendo su perímetro cultural, ayudando a la implantación de una cultura de calidad o de logística en otras empresas”, precisa.

Otra de las características diferenciales, a juicio del investigador, es la del trabajo en equipo. En este sentido destaca que FASA, cuya acta fundacional se suscribió en el año 1951, surgió desde el inicio como resultado del trabajo en equipo de sus seis cofundadores, “seis prestigiosas personalidades que aunaron esfuerzos para poner en marcha una empresa que en aquel momento era casi utópica”.

Por otro lado, Espinel apunta al reconocimiento los trabajadores como actores del progreso de la empresa. “La empresa entiende que, si quiere progresar, tiene que contar con los propios trabajadores, quienes tienen que sentirse actores de dicho progreso. Hemos detectado un proceso de cultura de democratización industrial en la empresa, esa diferencia entre los que piensan y los que ejecutan. El acceso a la información, por ejemplo, dejó de ser vertical y hoy en día está al alcance de todo el mundo. También destaca la política de establecimiento de sistemas de participación de Renault, que en algún momento ha llegado a superar las 10 sugerencias por persona y año”, recuerda.

Por otro lado, la investigación señala también dos carencias en relación a la cultura de empresa. La primera se relaciona con el respeto y la potenciación de la propiedad industrial, patentes, marcas y modelos, “un bien inmaterial que es necesario defender”; y la segunda con la falta de valorización del patrimonio industrial, “un elemento común en la industria española que ha originado, por ejemplo, que tras el cierre de la factoría de Montaje 1 en el año 1991 no haya quedado ningún vestigio que recuerde ese pasado histórico, que allí un día se produjo el milagro de implantar una fábrica de coches en plena meseta castellana”.

Etnohistoria, encuestas y benchmarking
Enrique Espinel ha trabajado en esta tesis doctoral en los últimos seis años. Para llevarla a cabo, ha utilizado una metodología basada en tres herramientas. La primera de ellas ha sido la etnohistoria, “el análisis de todos los acontecimientos históricos que han tenido repercusión en el proceso de enculturación de la empresa”; la segunda las encuestas realizadas “a todas aquellas personas que pueden mirar a la empresa con cierta perspectiva histórica y objetividad, muchas de las cuales siguen viviendo en Valladolid”; y la tercera el benchmarking o desarrollo de un estudio comparativo respecto a otras empresas en este caso en relación con elementos culturales.

El tribunal de la tesis, titulada Cultura de una empresa multinacional: de la historia de FASA a la comunicación en red del Grupo Renault, ha estado formado por María Jesús Buxó, catedrática de la Universidad de Barcelona (UB) como presidenta; Mercedes Cano, profesora titular de la Universidad de Valladolid como secretaria; Javier Rivera Banco, catedrático de la Universidad de Alcalá (UAH); Francisco Giner Abati, catedrático de la Universidad de Salamanca (USAL), y Celso Almuiña Fernández, catedrático de la Universidad de Valladolid. La tesis ha obtenido una calificación de Sobresaliente Cum Laude.

El doctorando Enrique Espinel, a la izquierda, junto a su director de tesis el profesor de Antropologia de la UVa Jose Luis Alonso Ponga
[El doctorando Enrique Espinel, a la izquierda, junto a su director de tesis el profesor de Antropologia de la UVa Jose Luis Alonso Ponga]



Agenda
Fueron portada
INFORMACIÓN CARGADA POR: Gabinete de Comunicación