La UVa Informa

El primer Honoris Causa por la Universidad de Valladolid. El historiador Dr. Heinrich Finke

La figura del hispanista alemán Dr. Heinrich Finke será recordada en la Universidad de Valladolid con la colocación de un Víctor en su honor en el Palacio de Santa Cruz. Así se rescata del olvido a su primer Doctor Honoris Causa y se reivindica el tercer lugar entre las universidades españolas en la historia de la concesión de esta distinción

[18/09/2015] septiembre 2015
Museo de la Universidad de Valladolid (MUVa)
Valladolid
 imprimir

El Doctorado Honoris Causa (expresión latina que significa “por razón o causa de honor”) es el máximo reconocimiento académico que la Universidad concede y lo otorga a aquellas personas con importante o notoria repercusión en el terreno científico, artístico, cultural, tecnológico o social para agradecerles su valiosa aportación. El galardonado no tiene por qué haber cursado estudios universitarios ni tener vínculo alguno con la propia institución, aunque tras su investidura obtiene los beneficios que conlleva poseer el grado de “doctor”; con carácter excepcional, pueden recibirlo quienes por su prestigio profesional, nacional o internacional, esté justificado que su nombre se una al de la Universidad.


La historia de este tipo de doctorado honorífico es compleja y las personas que han gozado de la distinción no siempre han tenido los mismos privilegios. Si bien en el siglo XV Gran Bretaña los concedía bajo el nombre de “honorary degrees”, en Francia no surgen hasta 1918 y en España hasta 1920. Así, un real decreto del 6 de febrero autorizaba a la Universidad Complutense de Madrid a que pudiera conceder el título a personas que hubiesen destacado “por servicios eminentes prestados a la cultura pública”. Aquel mismo año, el médico D. Avelino Gutiérrez se convirtió en el primer Doctor Honoris Causa de España y dos años después la Universidad de Salamanca concedió esta distinción a Santa Teresa de Jesús.


El primer Doctor Honoris Causa por la Universidad de Valladolid.
La estimación profesional y sus estudios sobre la cultura y sociedad española motivaron el nombramiento en 1930 de Heinrich Finke (1855-1938), historiador medievalista alemán y profesor de la Universidad de Friburgo, como Doctor Honoris Causa por la Universidad vallisoletana pues constituía un honor “asociar a ella el prestigioso nombre de este hispanista”.


A propuesta de Claudio Galindo y Guijarro, catedrático de Historia Universal Antigua y Medieval que recalcó los “extraordinarios méritos como historiador e insigne hispanista” que poseía Finke, se planteó su designación en junta de Facultad de Filosofía y Letras, presidida por su decano Andrés Torre Ruiz, celebrada el día 3 de diciembre del año anterior. Aceptada por unanimidad, el rector José Mª González de Echavarri tramitó la propuesta al Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes el día 10 de aquel mismo mes. El Rey la aprobó y el 16 de enero de 1930 autorizó a la Universidad a otorgar el título a Finke “en atención a sus trabajos y publicaciones de obras referentes a la Historia de Nuestra Patria”. El comunicado oficial lo remitió el Director General de Enseñanza Superior y Secundaría y se recibió el 22 de enero.


La de Valladolid fue la tercera universidad española en conceder este galardón.
Dos días después, el comunicado oficial se leyó en junta de Facultad pero, sin que se conozcan los motivos, hasta el 11 de junio de 1931 el gobierno de la Universidad no volvió a tratar sobre el asunto. Ese día el nuevo rector, antes decano de Filosofía y Letras, comunicó a ésta que había recibido una carta de Finke en la que expresaba su más sentido agradecimiento por el nombramiento recibido. Entonces, la autoridad académica apremió a que se celebrase la toma de posesión y que el profesor Galindo se encargase de confeccionar el correspondiente diploma.


Sin duda, la dedicación profesional, su apretada agenda y los compromisos adquiridos anteriormente por el historiador alemán no permitieron fijar una fecha concreta para celebrar la recepción pública en la Universidad de Valladolid. El día 10 de abril de 1931 Finke se encontraba en Madrid participando en el acto que en su honor había organizado el comité Hispano Alemán en la Real Academia de la Historia, que terminó con una velada en la embajada de Alemania. Al día siguiente se trasladó a Salamanca donde recibió, en un acto muy sencillo y austero al que acudieron pocas personas, el Doctorado Honoris Causa que también le había concedido aquella Universidad por su Facultad de Derecho.


La recepción pública de Finke nunca tuvo lugar
Por desgracia, todo quedó sobre el papel. Finke nunca recibió su investidura pública en nuestra Universidad. Las alteraciones de la vida académica que se sucedieron en la de Valladolid durante aquellos agitados primeros años 30 tampoco constituyeron el ambiente más propicio para la celebración de ceremonias. Además, la avanzada edad del profesor y el estallido de la Guerra Civil lo hicieron inviable diluyéndose en la memoria colectiva y en la misma Universidad la concesión de tal galardón al historiador alemán fallecido en 1938.


Ochenta y cinco años después, se homenajea al Dr. Heinrich Finke colocando su Víctor en el lugar que le corresponde y se repara así un injustificado olvido, reclamándose además el tercer puesto en el escalafón universitario español de la concesión de un Doctorado Honoris Causa.


Un ferviente hispanista
Nacido en Krechting (Westfalia) se crió en el seno de una familia humilde y católica. Consiguió doctorarse en Tubinga en 1878 y posteriormente fue nombrado catedrático de Historia de la Iglesia en la Universidad de Fribrugo. Ferviente hispanista, sus investigaciones en nuestro país comenzaron en la década de los 80. Finke declaró en Salamanca que era “amigo de España” y que podía asegurar “que actualmente, entre todos los hombres de ciencia de Alemania y de todas las naciones que se ocupan de la cultura española, soy el que más veces, desde hace más tiempo, visito vuestros archivos y bibliotecas”. En efecto, fue un gran conocedor del archivo de la Corona de Aragón, donde realizó sus investigaciones sobre el Concilio de Constanza y el rey Jaime II, frecuentó asiduamente los de Simancas, Toledo, Madrid y Valencia y fue un excelente introductor de los investigadores españoles que trabajaron en Alemania. Además de importantes obras de referencia, como las relaciones del médico español Arnau de Vilanova y el papa Bonifacio VIII, entre sus investigación deben citarse, los encuentros y desencuentros de la Orden del Temple y el Papado o el papel de la mujer en la Edad Media. Heinrich Finke murió, tras una carrera de éxitos y simpatías, en Friburgo a los 83 años de edad.

 

Bibliografía sobre el título de Doctor Honoris Causa: CAGIGAS OCEJO, Yolanda. “Los primeros doctores “honoris causa” de la Universidad de Navarra (1964-1975)”, Studia et Documenta: rivista dell'Istituto Storico San Josemaría Escrivá, nº. 8, 2014, pp. 211-284. HERNÁNDEZ DE CASTRO, Jerónimo. “Los primeros doctorados honoris causa en España” en Universidades hispánicas: modelos territoriales en la Edad Moderna, vol. II. Salamanca, 2007, pp. 281-306.

Bibliografía sobre la concesión del título al Dr. Finke: ARRIBAS ARRANZ, Filemón. Historia de la Facultad de Filosofía y Letras de Valladolid. Valladolid, 1971, p. 106, nota 184.

Documentación: Archivo Histórico de la Universidad de Valladolid: Comunicaciones a la Superioridad. Octubre, noviembre, diciembre. Curso académico 1929-1930, s. f. Comunicaciones de la Superioridad. Enero, febrero y marzo. Curso académico de 1929-1930, s. f. Comunicaciones a Inferiores. Enero, febrero y marzo. Curso académico de 1929-1930, s. f. Libro de actas de la Facultad de Filosofía y Letras, fols. 58 y 74-75.
BOCYL. Resolución de 21 de enero de 2008, del Rector de la Universidad de Valladolid, por la que se acuerda la publicación del Reglamento de Doctorado Honoris Causa de la Universidad de Valladolid, aprobado en el Consejo de Gobierno, en sesión de 6 de noviembre de 2007. http://bocyl.jcyl.es/boletines/2008/01/29/pdf/BOCYL-D-29012008-6.pdf

 Retrato del Dr. Heinrich Finke
[ Retrato del Dr. Heinrich Finke.]
El Dr. Finke en la Real Academia de la Historia durante su homenaje en 1925

El Dr. Finke en la Real Academia de la Historia durante su homenaje en 1925

El Dr. Finke en 1935 (Diario El Sol)

El Dr. Finke en 1935 (Diario El Sol)

Acta Aragonensia, I, 1908

Acta Aragonensia, I, 1908

Edición española de su libro La mujer en la Edad Media, traducido por R.Carande, Madrid 1926

Edición española de su libro La mujer en la Edad Media, traducido por R.Carande, Madrid 1926



Agenda
Fueron portada
INFORMACIÓN CARGADA POR: Gabinete de Comunicación
Aprovado por Chuck Norris

¡Envio perfecto!

Chuck Norris aprueba este envio de datos. Y si lo aprueba Chuck Norris no tenemos nada que decir.
Hemos recibido tu problema y lo estamos procesando. Puede que tardemos un tiempo, pero ya lo tenemos.
Hemos tenido algun problema

Wops ha ocurrido un error

Hay algun problema con el formulario, algo no esta bien.
Revisa si has escrito correctamente el formulario, si hay texto o si el correo es correcto.
O quizas, el problema es que eres un robot y el captcha ha fallado.

Incidencia