Comunicación para los medios http://comunicacion.uva.es/opencms/rss/comunicacionparalosmedios.html Comunicación para los medios de la Universidad de Valladolid es Universidad de Valladolid es Universidad de Valladolid Estudios de ADN antiguo aportan luz sobre la evolución de las poblaciones prehistóricas en la Península Ibérica http://comunicacion.uva.es/export/sites/comunicacion/4c05bed7-cad1-11e7-a3dd-d59857eb090a/ <p>La agricultura llegó por primera vez a la Península Ibérica alrededor del 5700 aC. Sin embargo, los datos disponibles sobre la estructura genética y la evolución de las poblaciones en diferentes áreas geográficas de la Península desde entonces eran escasos. Para tratar de llenar este vacío, desde 2011, un equipo compuesto por más de 40 arqueólogos de Hungría, Alemania, España, Estados Unidos, Portugal, Brasil, Austria y Suiza ha trabajado en el proyecto ‘Reconstruction of the population dynamics of the Iberian Peninsula between the Neolithic and the Bronze Age based on aDNA-analysis’, financiado principalmente por la Fundación Alemana para la Investigación Científica (DFG). <br />En la coordinación de las labores de este proyecto ha participado el Departamento de Prehistoria de la Universidad de Valladolid (UVa), en concreto, el equipo dirigido por el profesor Manuel Rojo Guerra, quien subraya en declaraciones a DiCYT que con los estudios de ADN antiguo “se pueden llegar a aclarar muchos de los problemas arqueológicos planteados sobre la neolitización y la evolución de las poblaciones hasta el Bronce Antiguo”. <br />En concreto, se ha reunido información genética de 344 individuos procedentes de 56 sitios arqueológicos de la Península Ibérica que datan del Neolítico, la Edad del Cobre y la Edad del Bronce (entre el 5500 y el 1500 aC, aproximadamente). El ADN mitocondrial de 125 de ellos había sido ya objeto de otras publicaciones, mientras que el de otros 213 individuos ha sido analizado en el marco de este proyecto, constituyendo el conjunto de datos arqueogenéticos de la Península más grande recopilado hasta la fecha.<br />Este material ha sido comparado con los datos existentes de Europa Central y la cuenca de los Cárpatos obtenidos anteriormente por el equipo internacional, y se ha evidenciado una evolución distinta.<br />Siempre se ha considerado que la colonización de la Península Ibérica se produce a través del Mediterráneo pero, desde punto de vista genético, el trabajo, publicado en ‘Scientific Reports’, apunta que los grupos que vienen del Mediterráneo son muy similares a los que vienen de Centroeuropa.<br />“En el periodo analizado, el único momento en que se observa una llegada relativamente masiva a la Península Ibérica es en el Neolítico antiguo. Se trata de grupos cuyo origen es Oriente Próximo y desde el punto de vista genético son muy parecidas, sino idénticas, a las poblaciones de Centroeuropa. El origen es similar y homogéneo, por tanto, son poblaciones que se expanden tanto por Centroeuropa como por el Mediterráneo”, detalla Rojo Guerra, una situación que se observa particularmente en el estudio de los individuos de la cueva de Els Trocs, en el Pirineo oscense.</p> <p><br /><strong>Una mezcla rápida e intensa</strong></p> <p>A diferencia de la situación observada durante el Neolítico temprano y medio en Europa Central y Sudoriental, las poblaciones de la Península Ibérica muestran una interacción mucho más compleja e intensa entre los cazadores-recolectores locales y las poblaciones neolíticas recién llegadas desde Oriente Próximo.<br />“Estos neolíticos se mezclan pronto con las poblaciones locales, con los mesolíticos. Lo hemos visto reflejado con bastante fiabilidad porque en el neolítico medio y final, los haplogrupos (variaciones encontradas en el ADN mitocondrial humano o ADNmt) de la mayoría de individuos analizados, pertenecen a poblaciones mesolíticas y del paleolítico superior pero también a neolíticos”, subraya el investigador de la UVa. <br />Posteriormente, mientras que en el Neolítico final y en la Edad del Cobre Europa se convierte en un lugar de tránsito continuo de poblaciones, procedentes tanto de regiones del este como de las estepas (cultura de yamna), en la Península Ibérica los haplogrupos de los individuos analizados proceden fundamentalmente de poblaciones locales, salvo en casos excepcionales, como un individuo localizado en el yacimiento de Las Yeseras, en Madrid, con un haplogrupo más frecuente en África occidental y central que sugiere una conexión con las costas del noroeste de África en tiempos prehistóricos.</p> <p><strong>Referencia bibliográfica</strong>:<br />Szécsényi-Nagy, A., Roth, C., Brandt, G., Rihuete-Herrada, C., Tejedor-Rodríguez, C. et al. (2017). “The maternal genetic make-up of the Iberian Peninsula between the Neolithic and the Early Bronze Age”. Scientific Reports</p> Thu, 16 Nov 2017 13:23:07 GMT http://comunicacion.uva.es/export/sites/comunicacion/4c05bed7-cad1-11e7-a3dd-d59857eb090a/ 2017-11-16T13:23:07Z La UVa observa que los suelos de los sabinares absorben importantes cantidades de CO2 http://comunicacion.uva.es/export/sites/comunicacion/1b15dc0c-c86c-11e7-a3dd-d59857eb090a/ <p>La historia de la agricultura está asociada al uso por parte del ser humano de los suelos más ricos en nutrientes para su propio provecho. Los suelos que soportan los cultivos necesitan una profundidad de suelo grande que provea de nutrientes a estas especies vegetales domesticadas. En esta lucha contra la naturaleza, se ha producido una retirada de los bosques que ocupaban estos suelos profundos. Así, durante centurias han desaparecido de la península Ibérica encinares, pinares u otros bosques autóctonos para ampliar los campos de cultivo.<br />Algunas especies han podido sobrevivir en suelos menos profundos; una de ellas, la sabina (Juniperus thurifera). En terrenos con horizontes poco potentes, a veces inferiores a treinta centímetros hasta la roca madre, este árbol de hoja perenne y tamaño no mayor de diez metros, crece de una forma tortuosa, retorciendo su tronco. Bajo sus ramas, la especie deja un terreno rico en materia orgánica, generalmente con su propia hojarasca.</p> <p>Suelos pobres, pero con capacidad<br />El grupo de investigación Suelo, Vegetación y Modelización (Suvemo) de la Universidad de Valladolid, ha medido la capacidad de los sabinares en la captura de CO2, tanto en la masa forestal como en el suelo. En sus observaciones, realizadas en parcelas situadas en la provincia de Soria, han registrado que el suelo dispone de más carbono que el almacenado en las copas. El trabajo ha sido publicado recientemente en la revista Forests. Estos suelos son generalmente calcáreos, pobres para la agricultura pero con características medioambientales muy interesantes desde el punto de vista de la gestión forestal. <br />El estudio tuvo en cuenta diámetros de los ejemplares, sexos de los árboles y los suelos de las proyecciones de las copas y así como el fraccionamiento de las formas orgánicas, entre otros parámetros. Las investigaciones demostraron que en los suelos de los sabinares dominan formas orgánicas estables a la biodegradación, como son las denominadas huminas.<br />Quedan sabinares como bosques aislados en la península Ibérica y el norte de África, generalmente en terrenos abruptos. La mayor parte de estos reductos se localizan en el entorno del sistema Ibérico, como en las provincias de Soria y Teruel.</p> <p> </p> <p>Elena Charro, Amelia Moyano, Raquel Cabezón. ‘The Potential of Juniperus thurifera to Sequester Carbon in Semi-Arid Forest Soil in Spain’. Forest (2017). DOI: 10.3390/f8090330</p> <p> </p> Mon, 13 Nov 2017 12:13:49 GMT http://comunicacion.uva.es/export/sites/comunicacion/1b15dc0c-c86c-11e7-a3dd-d59857eb090a/ 2017-11-13T12:13:49Z Una investigación del campus de la UVa en Palencia revela que el pan candeal tiene mejores propiedades para la digestión del almidón en su corteza http://comunicacion.uva.es/export/sites/comunicacion/5ec82e11-c2f6-11e7-8167-d59857eb090a/ <p>“La velocidad de la digestibilidad del almidón es clave, ya que permite que la liberación de energía sea más extendida”, explica el catedrático del Área de Tecnología de los Alimentos en la Escuela Técnica Superior de Palencia Manuel Gómez Pallarés. El almidón es aproximadamente el 80 por ciento de la harina de trigo. Básicamente, el pan es un alimento compuesto por dos ingredientes, harina y agua, con sal y levadura que actúan de ligazones. En la digestión, el almidón es degradado por enzimas liberando glucosas. Según sea de rápida la degradación de este almidón, el incremento de la glucosa en la sangre será más o menos rápido.</p> <p>Tres tipos de almidones<br />“Según su comportamiento en esta degradación, se puede considerar que existen tres tipos de almidones, de rápida digestión, de lenta digestión y resistente”, explica Laura Román, investigadora del área de Tecnología de los Alimentos. “El de lenta digestión está asociado con una baja respuesta glicémica y con el control y la prevención de enfermedades relacionadas con la hiperglucemia, como la diabetes o las enfermedades vasculares”, añade. No en vano, existen ya productos en el mercado, como galletas, que se promocionan con el argumento de que su aporte energético dura más tiempo que su competencia. <br /> En un estudio publicado en la revista Food Chemistry, se analizaron tres tipos de pan (candeal, barra y chapata) según el porcentaje de agua empleado en la producción del pan. El pan candeal emplea un 45% de agua en su base de harina, en la barra alcanza el 60% y en la chapata llega al 75%. Esto es observable en su corte: después de cocer, la miga del candeal es más compacta, mientras que en la chapata se ven más huecos. En la corteza, en todos los casos, en el horneado se evapora más rápidamente el agua, lo que reduce su presencia en el producto final y el mantenimiento de la estructura del almidón menos accesible a las enzimas digestivas.</p> <p>Simulación de la digestión<br />A partir de una simulación en laboratorio de la digestión humana, el equipo investigador analizó características tanto de la corteza como de la miga de los tres tipos de pan. El tipo de almidón rápidamente digerible era el más habitual en todo caso, tanto en la parte externa como interna de los panes. Sin embargo, el almidón de lenta digestión tenía una presencia mayor de forma significativa en el pan candeal, por el menor aporte de agua en su amasado y por esa estructura más cerrada.<br />El modelo de digestibilidad fue desarrollado en la Universidad Purdue (West Lafayette, Estados Unidos) por Mario Martínez, doctor por la Universidad de Valladolid. Este trabajo es el primero que se realiza tanto de la digestibilidad del almidón en la corteza y la miga por separado como el efecto del aporte del agua en la fórmula de la masa. Los autores son cautos a la hora de extraer conclusiones para el consumidor. “Faltan estudios en personas que confirmen las conclusiones a las que hemos llegado”, señalan.<br />En el caso de las cortezas, la degradación del almidón se realiza más prolongadamente que en la miga en los tres tipos proporcionando una energía más extendida.<br />Por ello, el estudio permite poner en valor un producto que ha visto reducida su presencia en panaderías y tahonas. Otrora alimento esencial en el ámbito rural, el pan candeal ha ido perdiendo presencia por un menor interés comercial tanto por parte del consumidor, como del panadero. “De paso, rompemos el mito de que la corteza engorda más que la miga, ya que no es así, al contrario, sacia más”, concluye Gómez Pallarés. El consumo de pan en España se sitúa en torno a los 170 gramos por persona en la actualidad y se ha reducido en las últimas décadas por el cambio de hábitos alimentarios y de vida.</p> <p>Premio<br />El grupo de investigación ha sido galardonado recientemente en el congreso de la American Association of Cereal Chemistry, en San Diego (Estados Unidos). La investigadora Laura Román recibió en octubre el premio en una de las categorías por sus trabajos en torno a harinas extrusionadas.</p> <p>M.M. Martínez, L. Román, M. Gómez, ‘Implications of hydration depletion in the in vitro starch digestibility of White bread crumb and crust’. Food Chemistry (2017). Volumen 239. Páginas 295-303, DOI: 10.1016/j.foodchem.2017.06.122</p> Mon, 06 Nov 2017 13:27:32 GMT http://comunicacion.uva.es/export/sites/comunicacion/5ec82e11-c2f6-11e7-8167-d59857eb090a/ 2017-11-06T13:27:32Z Un sistema de depuración experimental reduce el impacto de los restos de fármacos y productos de higiene en los ríos http://comunicacion.uva.es/export/sites/comunicacion/90f1da05-b7d7-11e7-8167-d59857eb090a/ <p>El uso extendido de fármacos y de productos de higiene personal supone un impacto hasta ahora poco estudiado en el aire, el suelo y el agua. Las personas que necesitan un medicamento no asimilan todo el compuesto administrado, algunas partes son excretadas por el organismo y terminan en el agua de los retretes. De un modo similar, en la ducha terminan restos de los productos de cuidado personal que usamos habitualmente. Estos hábitos son convencionales e incluso necesarios, pero otros no. Existen todavía personas que se deshacen de las medicinas que ya no usan tirando de la cadena. <br />Estos microcontaminantes pueden causar a la larga un daño a los seres humanos y al medio ambiente cuando se acumulan en ríos y otros sistemas de aguas corrientes. Un equipo del Departamento de Ingeniería Química y Tecnología del Medio Ambiente de la UVa, en colaboración con la Universidad de Carabobo (Venezuela), ha tratado de mitigar su impacto. Para ello, ha realizado primero una estimación de las cantidades de productos farmacéuticos y de higiene que terminan en el medio ambiente.<br />En un análisis macro, el equipo estimó el impacto de hasta un centenar de compuestos en aguas superficiales de España. Se recopilaron datos analíticos y se observaron correlaciones entre consumo de fármacos y de productos de cuidado personal de uso habitual con la presencia de sus restos en los cauces fluviales. El trabajo forma parte de la tesis doctoral de Sheyla Ortiz. <br />Posteriormente, se estimó la peligrosidad de una treintena de los compuestos más frecuentes (compuestos activos farmacéuticos como la atorvastatina, el omeprazol o el valsartán, entre otros o algún almizcle sintético de desodorantes o perfumes como el tonalide. El equipo científico analizó la persistencia, bioacumulación, toxicidad y presencia de estas substancias en el medio ambiente, y estableció una clasificación de prioridades de los compuestos investigados.</p> <p><strong>Toxicidad y una sorpresa</strong><br />Para medir la toxicidad de cada uno de los compuestos más usuales, se realizó un ensayo con bacterias bioluminiscentes, concretamente de la especie <em>Vibrio fischeri</em>. “Estos tests biológicos nos ayudan a conocer la peligrosidad de cada compuesto estudiado, ya que si tienen efecto, las bacterias dejan de emitir luz o lo hacen con menos intensidad”, explican los corresponsables del trabajo de investigación, Rubén Irusta y Pedro García Encina. Paradójicamente, los científicos observaron que, en pequeñas dosis, algunos de los compuestos no producían un efecto negativo para la bacteria, sino positivo. Esta circunstancia se denomina ‘hormesis’.<br /> En un artículo recientemente publicado en la revista <em>Science of the Total Environment</em>, el equipo de Ingeniería Química y Tecnología del Medio Ambiente de la UVa ha descrito la metodología USEtoxTM que han empleado para realizar este estudio, con el fin de que se puedan aplicar las estimaciones de ecotoxicidad y toxicidad de estos fármacos y productos de higiene personal en los estudios de evaluación de impacto de ciclo de vida. La inclusión de estos efectos toxicológicos en el análisis de ciclo de vida ofrece una visión más realista de los potenciales impactos de estas substancias, explican los investigadores.</p> <p><strong>Búsqueda de soluciones</strong><br />Con el fin de buscar soluciones para eliminar estos restos de fármacos y productos de higiene personal que, a la larga, pueden resultar dañinos, los investigadores proponen dos soluciones: la separación de las aguas negras y grises (esto es, las del váter, más contaminantes, de las de lavabos o lavadoras), y tratar específicamente estos compuestos en las plantas depuradoras.<br />Con este fin, han iniciado una línea de investigación que trata, de forma experimental, los restos de fármacos y productos de cuidado personal. En fotorreactores, han reducido de forma significativa la presencia de estos elementos nocivos mediante sistemas fotocatalíticos.<br />Los profesores pertenecen a la UIC 071 de la Junta de Castilla y León y el trabajo se ha realizado en el marco del proyecto VA067. </p> <p><strong>Sheyla Ortiz de García, Pedro A. García-Encina, Rubén Irusta-Mata. ‘The potential ecotoxicological impact of pharmaceutical and personal care products on humans and freshwater, based on USEtoxTM characterization factors. A Spanish case study of toxicity impact scores’. Science of the Total Environment. Volume 609. 31 December 2017. Pages 429-445. DOI: https://doi.org/10.1016/j.scitotenv.2017.07.148</strong></p> Mon, 23 Oct 2017 09:50:13 GMT http://comunicacion.uva.es/export/sites/comunicacion/90f1da05-b7d7-11e7-8167-d59857eb090a/ 2017-10-23T09:50:13Z Una estancia internacional potencia una investigación para obtener biocombustibles a partir de salvado de trigo http://comunicacion.uva.es/export/sites/comunicacion/78e1b70a-b3ff-11e7-8167-d59857eb090a/ <p>Aspromonte, docente además en la Facultad de Ingeniería Química de la Universidad Nacional del Litoral (Argentina), realiza en la UVa pruebas catalíticas de catalizadores micro y mesoporosos de cinc y rutenio en la conversión de dos fracciones de biomasa (celulósica y hemicelulósica) obtenidas a partir de salvado de trigo. El objetivo de este trabajo es el desarrollo de etapas de biorrefinería que permitan la obtención de alcanos líquidos (biocombustibles) que supongan la sustitución de los combustibles actuales derivados de recursos fósiles.<br />La exploración de nuevos materiales empleando recursos renovables como alternativa a los combustibles fósiles es una temática alentada por el agotamiento de las reservas de combustibles fósiles en un futuro cercano, el cambio climático y el aumento de la demanda energética. El grupo de la Universidad de Valladolid dirigido por Esther Alonso cuenta con amplia experiencia en el fraccionamiento e hidrólisis hidrotermal de biomasas reales, combinando además procesos de intensificación con microondas o ultrasonidos para el aumento del rendimiento. Además disponen de un sistema semicontinuo multilecho a escala piloto para el fraccionamiento de biomasa. <br />El desarrollo de un proceso catalítico eficiente y sostenible para la conversión de biomasa (específicalmente en este caso el salvado de trigo) en biocombustibles ha sido considerado como una forma viable para reducir las emisiones de CO2 y aliviar la crisis energética, proporcionando una solución a largo plazo a la dependencia industrial de carbono fósil.</p> <p><strong>Biomasa y celulosa</strong><br />La utilización de biomasa como materia prima para la obtención de combustibles, energía y compuestos químicos atrae la atención como una de las futuras tecnologías que contribuirán a la reducción del calentamiento global y a la construcción de una sociedad menos dependiente de los combustibles fósiles. La industria química basada en la biomasa como recurso es capaz de producir compuestos químicos (glucosa, etilenglicol, polioles) que pueden transformarse en productos de alto valor añadido. Este mecanismo se conoce como biorrefino. Por ello, la biomasa representa una fuente alternativa al empleo de combustibles fósiles, siendo el proceso químico y el catalizador (acelerador de las reacciones químicas) las bases del proceso.<br />La celulosa es la fuente de biomasa más abundante y, al no poder ser digerida por los seres humanos, su empleo como materia prima no genera un impacto negativo en la competencia por el cultivo de alimentos. Además, el empleo de recursos celulósicos que provienen de residuos de los procesos agrícolas y forestales presupone un coste muy bajo de materia prima para obtener productos con mayor valor añadido.</p> Wed, 18 Oct 2017 12:25:48 GMT http://comunicacion.uva.es/export/sites/comunicacion/78e1b70a-b3ff-11e7-8167-d59857eb090a/ 2017-10-18T12:25:48Z Una ‘caja de herramientas’ facilita al profesorado la adopción de tecnologías educativas http://comunicacion.uva.es/export/sites/comunicacion/d8505555-b25f-11e7-8167-d59857eb090a/ <p>El Grupo de Sistemas Inteligentes y Cooperativos / Educación, Medios, Informática y Cultura (GSIC/EMIC) de la UVa, dirigido por Yanis Dimitriadis, había observado que, mientras existen en internet y de forma gratuita herramientas útiles para la docencia, el profesorado es generalmente reacio a acercarse a ellas. “Hay muchas barreras al acceso de servicios muy sencillos como Google Docs o Etherpad, por ejemplo. Entre estas barreras están las creencias previas del tipo ‘esto no es útil para dar clase’, contextuales o de propio conocimiento de estos servicios”, explica Juan Ignacio Asensio, uno de los responsables de la investigación.<br /> Para superar estos obstáculos, el grupo ideó un sistema que, a modo de caja de herramientas, pudiera servir al profesorado para decidir qué tecnologías eran útiles según su planificación académica. Ese sistema, denominado ILDE, fue proporcionado a grupos de docentes diferentes, universitarios, de adultos y de FP. Un artículo publicado en Computers &amp; Education refleja aquel experimento y el grado de satisfacción entre los usuarios. Todas las personas que emplearon la caja de herramientas mostraron su satisfacción.</p> <p><strong>Primero, formación</strong><br />Con el fin de habituarlos en el uso de presentaciones, documentos compartidos y otras formas de trabajo colaborativo, en primer lugar los profesores recibieron formación. Los talleres fueron impartidos tanto en el Centro Buendía como en la Diputación Provincial de Valladolid. En cada taller participaba una media de veinte personas y los profesores, convertidos en esta fase en alumnos, procedían de las titulaciones universitarias y de programas para adultos. En esta fase, los investigadores de la UVa explicaron en qué consiste el aprendizaje colaborativo, cómo las tecnologías de la información y de la comunicación pueden contribuir a alcanzar los objetivos en cada materia académica y qué es ILDE.<br /> ILDE (Integrated Learning Desing Environment) es una aplicación web que permite al profesorado diseñar y poner en marcha escenarios educativos con el uso de TIC. “Se podría equiparar al Autocad de los arquitectos, ya que mediante la herramienta, se diseñan las enseñanzas que se pretenden impartir”, explica Asensio. Partiendo de las guías docentes o de las planificaciones académicas de cada materia, el profesor ve el repertorio de tecnologías que están a su disposición y traza el camino que recorrerá el alumnado con el empleo de una u otra tecnología docente: una presentación para una clase, un documento compartido con el que se refuerzan las explicaciones de clase… Herramientas gratuitas que están a disposición de cualquier usuario en internet entran en juego para facilitar el aprendizaje de una materia. La extensión de internet y del uso de los dispositivos móviles entre el alumnado juega a favor.</p> <p><strong>Segundo, la práctica</strong><br />En una segunda fase del trabajo experimental, los profesores, ya formados en el uso de la caja de herramientas y de las tecnologías empezaron el uso en su práctica cotidiana. Al final del periodo de clases, los investigadores se dirigieron a los alumnos de estos profesores y les pasaron un cuestionario cualitativo para conocer su grado de satisfacción. Las personas encuestadas mostraron una satisfacción significativa respecto al método de aprendizaje convencional. Estos resultados son los publicados en la revista científica.<br />La herramienta se puede emplear de forma gratuita en ilde.upf.edu/about. En el estudio han participado investigadores del CNR (el equivalente al CSIC en Italia) y las universidades Técnica de Tallin y Pompeu Fabra. ILDE se sigue empleando en varios centros, entre ellos, la Escuela Técnica y Superior de Ingeniería de Telecomunicaciones de la Universidad de Valladolid.</p> <p><strong>Asensio-Pérez J.I, Dimitradis Y., Pozzi. F., Hernández-Leo D., Prieto L.P., Persico D. Vilagra-Sobrino S.L., ‘Towards teaching as design: Exploring the interplay between full-lifecycle learning desing tooling and Teacher Professional Development. Computers &amp; Education (2017), Volumen 114, Páginas 92-116. DOI: 10.1016/j.compedu.2017.06.2011</strong></p> Mon, 16 Oct 2017 10:50:30 GMT http://comunicacion.uva.es/export/sites/comunicacion/d8505555-b25f-11e7-8167-d59857eb090a/ 2017-10-16T10:50:30Z La Universidad de Valladolid estudia los caudales ecológicos de ríos latinoamericanos http://comunicacion.uva.es/export/sites/comunicacion/acdc6040-ae80-11e7-8167-d59857eb090a/ <p>“Se necesita embalsar agua para la generación hidroeléctrica así como para el abastecimiento humano y el riego, y esto conlleva una alteración inevitable del caudal de los ríos, cuyo impacto se extiende aguas abajo de la presa y afecta al estado ecológico del ecosistema fluvial”, explica el profesor Juan Manuel Díez Hernández, “el reto es mantener la integridad del ecosistema fluvial tanto en el cauce como en la ribera, y garantizar poblaciones viables y autosostenibles de los organismos objetivo del tramo intervenido”.</p> <p>Las exigencias ambientales internacionales son cada vez más altas para este tipo de proyectos hidráulicos, y por eso los científicos de la Universidad de Valladolid llevan años colaborando en varios países. Primero, en la formación de profesionales, y más tarde en la elaboración de trabajos técnicos, de investigación, y auditoría para bancos prestadores internacionales. España es el quinto país del mundo en número de presas del mundo (más de 1.200) y durante décadas no se tuvieron en cuenta suficientemente aspectos como su incidencia en el medio ambiente y la biodiversidad, así que ahora los expertos que han estudiado las consecuencias trasladan sus conocimientos a los proyectos que se llevan a cabo en Latinoamérica, una de las zonas del mundo más activas en la construcción de embalses en la actualidad.</p> <p>A grandes rasgos, los científicos se preocupan por recoger información del ecosistema fluvial en sus tres componentes esenciales: hidrología (serie histórica de caudal), hidráulica (topografía del cauce, velocidad, y sustrato del cauce), y biología (composición, estructura, y funcionamiento de la biocenosis en su condición original). Los tres aspectos están íntimamente relacionados, puesto que el caudal determina en el cauce unas condiciones de velocidad, profundidad, sustrato y físico-químicas a las cuales los organismos reaccionan según sus requerimientos de hábitat naturales.</p> <p>Estos aspectos son algo diferentes en ríos tropicales que en los ríos templados europeos. La diferencia más marcada reside en la elevada diversidad faunística que albergan los ríos tropicales. “En la península ibérica se registran unas 100 especies ícticas, de las cuales su ecología es relativamente bien conocida, mientras que en ríos tropicales de Latinoamérica, dependiendo del país, esa cifra puede llegar e incluso superar las 1.000, lo cual requiere un esfuerzo científico importante para describir su ecología con el alcance que requieren los estudios de caudal ecológico”, comenta el experto.</p> <p>Las especies más significativas<br />Por eso, en la práctica “un estudio de caudal ecológico se centra en el análisis de un conjunto seleccionado de organismos objetivo, por su sensibilidad biológica al cambio de caudal y por su interés especial para la población local como recurso alimenticio o económico”. No sólo se trata de peces, sino también de otros organismos como macroinvertebrados acuáticos, anfibios, reptiles, o mamíferos que requieren una especial protección, por ejemplo, la nutria neotropical, el camarón, y otros. Es necesario estudiar el espacio físico que habitan, en qué momentos del año ocupan el tramo de río afectado, y su ciclo biológico, para lo cual se realizan muestreos hidrobiológicos en distintos períodos del año.</p> <p>Los investigadores analizan los caudales históricos cuando existen, o bien los generan como una aproximación empleando métodos hidrológicos. No solo es importante el caudal líquido, sino también el caudal sólido constituido por los sedimentos que transporta la corriente: ambas son variables principales en la dinámica fluvial, y a sus cambios los organismos reaccionan de un modo particular que se modela en un estudio de caudal ecológico.</p> <p>Modelaje del hábitat fluvial<br />La mejor manera de anticipar los efectos de una alteración de caudal es simular las condiciones del hábitat acuático más probables que existirán cuando el proyecto comience a operar. Para ello se aplican metodologías de tipo incremental u holístico, que se basan en la simulación hidráulica del tramo fluvial de las variables que son clave para los organismos acuáticos, como son al menos la velocidad, profundidad, y el material del lecho. Combinando ese resultado con los criterios de idoneidad de hábitat de los organismos objetivo, se generan unas relaciones funcionales entre el caudal circulante y la cantidad de hábitat acuático que es utilizable para cada uno de los organismos. Analizando conjuntamente las implicaciones del caudal ecológico en el hábitat fluvial y también en el potencial de generación del proyecto es posible concertar regímenes ecológicos que hagan viable el aprovechamiento del recurso hídrico, pero salvaguardando la integridad ecológica del río.</p> <p>En esa fase se encuentran los estudios de caudal ecológico que está elaborando el Grupo de Ecohidrología Fluvial de la UVa para dos nuevos proyectos hidroeléctricos en Ecuador y en Argentina. “Tenemos que estimar los posibles efectos del proyecto sobre el ecosistema cuando operen con el caudal ecológico, así como diseñar medidas de mitigación adecuadas para garantizar un estado ecológico aceptable”, apunta Díez Hernández. “En los dos proyectos ha sido necesario realizar un esfuerzo importante de muestreo biológico para estudiar el hábitat de los organismos objetivo (peces, macroinvertebrados, mamíferos, etc.) y tener certidumbre acerca de sus ciclos vitales y sus preferencias de hábitat, habida cuenta que la información de base tenía algunos vacíos importantes”</p> <p>Medidas de mitigación y compensación ambiental<br />En el caso de Panamá, han trabajado en un proyecto hidroeléctrico compuesto de dos presas, el cual ha entrado en operación recientemente. El principal reto fue salvaguardar la trucha tropical, una especie que necesita realizar migraciones largas para reproducirse, de manera que cualquier tipo de barrera, como una presa, compromete su futuro. También abordaron medidas de mitigación para conservar una población autosostenible de la nutria neotropical.</p> <p>En un reciente estudio para una nueva central hidroeléctrica en Perú investigaron las preferencias de hábitat de un crustáceo con alto interés económico nacional por su destino gastronómico muy cotizado: el “camarón de río”, una especie de cangrejo con una ecología similar en ciertos aspectos al de nuestro país.</p> <p>Para un nuevo proyecto hidroeléctrico en Ecuador el grupo GEF han elaborado un plan de manejo adaptativo de caudal ecológico, que es una iniciativa pionera que ha comenzado a implementarse en colaboración con el Banco Interamericano de Desarrollo BID. Consiste en un proceso de ajuste secuencial y bien estructurado del régimen de caudal ecológico, en función de la respuesta real del ecosistema que se detecta mediante el monitoreo ambiental. De ese modo el caudal ecológico puede tener que ser incrementado en una cantidad suficiente para que el ecosistema adquiera un estado aceptable y estable en el tiempo.</p> <p>Actualmente el equipo GEF está determinando el caudal ecológico para un nuevo proyecto hidroeléctrico importante en Argentina al sur de la Patagonia, que consta de dos presas. El objetivo es definir un caudal mínimo en el río que posibilite inicialmente el llenado de los embalses, y que sea capaz de mantener poblaciones ícticas estables de varias especies nativas, e inclusive de otras exóticas pero que poseen un interés económico para la práctica de la pesca deportiva (trucha, salmón) que es conocido internacionalmente. También el grupo GEF está realizando el estudio de caudal ecológico para un proyecto hidroeléctrico de nueva creación en Guatemala, que supondrá un incremento importante de suministro energético.</p> <p>Una vez realizada la obra, el trabajo de técnico del grupo GEF no finaliza, puesto que es preciso hacer un seguimiento ambiental, monitorizando todo el ecosistema para observar las respuestas reales del ecosistema, y evaluar si los cambios en la dinámica fluvial y/o en la biocenosis son admisibles. A partir de esta información, se pueden tomar medidas concretas para mitigar el impacto del proyecto, y para compensarlo resultase necesario.</p> <p>Generalmente, el trabajo de la Universidad de Valladolid se centra en la dirección técnica y la elaboración del estudio, mientras que son los técnicos especialistas locales los que se encargan del muestreo de campo de acuerdo con las indicaciones del equipo de Juan Manuel Díez Hernández. “Nosotros diseñamos el protocolo optimizado particular para cada proyecto, y damos las instrucciones precisas acerca de qué medir, dónde, cómo, cuánto, y cuándo, porque son los especialistas locales los que mejor conocen el lugar”, asegura. </p> Wed, 11 Oct 2017 12:35:33 GMT http://comunicacion.uva.es/export/sites/comunicacion/acdc6040-ae80-11e7-8167-d59857eb090a/ 2017-10-11T12:35:33Z Nuevas membranas para capturar CO2 llegan a plantas piloto de Corea del Sur http://comunicacion.uva.es/export/sites/comunicacion/83f1353d-ace9-11e7-8167-d59857eb090a/ <p>Las membranas poliméricas son materiales orgánicos en forma de tamiz. Este tipo de criba deja pasar las moléculas del gas más pequeño (dióxido de carbono en muchas separaciones), mientras retiene el resto de los otros gases (más grandes) a una escala nanométrica. Un objeto de un nanómetro es tan minúsculo que requiere de microscopios electrónicos para ser observado. Si midiéramos un lunar de la piel de cinco milímetros en nanómetros, su diámetro correspondería a cinco millones de nanómetros.<br />El Grupo de Superficies y Materiales Porosos (SMAP), unidad de la Universidad de Valladolid asociada al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) a través del Instituto de Ciencia y Tecnología de Polímeros, ha desarrollado membranas TR que mejoran las prestaciones respecto a las convencionales “entre diez y cien veces”, explica Ángel E. Lozano, integrante del equipo investigador. Su grupo acaba de describir nuevos avances en la separación de las moléculas de CO2 respecto a otros gases. La membrana experimental separa de una manera más eficaz los componentes de una emisión de gases industrial. Los resultados se han publicado en la revista científica Journal of Membrane Science. El trabajo, de carácter internacional, ha contado con la financiación de la fundación nacional de investigación sobre secuestro y captura de CO2 de Corea del Sur.<br />Los resultados de la investigación pueden aplicarse en la lucha por frenar la emisión de gases de efecto invernadero. De hecho, se encuentran en un estadio previo a aplicarse ya en plantas experimentales antes de ser implantadas a una escala industrial. El gobierno surcoreano se ha mostrado interesado en la protección de estos avances a través de patentes.<br />El equipo investigador del SMAP, algunos de cuyos miembros también pertenecen al Instituto Universitario CINQUIMA (Centro de Innovación en Química y Materiales Avanzados) de la UVa, optimiza los procesos en los que actúa las membranas para retener las moléculas señaladas. En el CINQUIMA se realiza también la síntesis de nuevos materiales de alta porosidad para mejorar procesos de separación de gases y para producir catalizadores de alta eficacia. El resultado del trabajo en el laboratorio es un material polímero de color amarillo que adquiere tonalidades ocres cuando se modifica mediante un tratamiento a alta temperatura. “De forma general, se asocia la palabra plástico a una mercancía básica y barata, pero existen polímeros de gran valor añadido, como el kevlar de los guantes anticorte o de chalecos antibala, los pegamentos de alta tecnología usados para fijar los escudos térmicos que permiten a los transbordadores espaciales regresar a la Tierra o materiales biomédicos muy específicos. La tecnología desarrollada en estas membranas es bastante sofisticada”, recalca Lozano.</p> <p><strong>Captura de CO2</strong><br />El transporte contribuye a una cuarta parte de las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera en la Unión Europea, por lo que hay fuentes contaminantes que no se mueven por las carreteras del continente. Los nuevos materiales para separar gases se dirigen a estos emisores estáticos, como plantas de producción de electricidad o cementeras. “Aún en el caso de llegar a una economía global no basada en el uso de combustibles fósiles, quedarían estas fuentes de emisión por todo el planeta”, explica el investigador. “Es un problema que nos concierne a todos, por eso es necesario que toda la ciudadanía asuma que está participando en la huella de carbono del planeta”, añade.<br />El grupo SMAP está reconocido por la Junta de Castilla y León como Unidad de Investigación Consolidada, un distintivo para los grupos de investigación de la comunidad que cuentan con un mayor nivel de calidad y de producción científica. Además de las emisiones de gases de efecto invernadero, la tecnología de membranas que desarrolla tiene aplicaciones en otros campos, como la industria alimentaria, la petroquímica o la farmacéutica.</p> <p><strong>B. Comesana-Gandara, L. Ansaloni, Y.M. Lee, A.E. Lozano, M.G. De Angelis, ‘Sorption, diffusion, and permeability of humid gases and aging of thermally rearranged (TR) polymer membranes from a novel ortho-hydroxypolyimide’. Journal of Membrane Science. Volumen 542. Páginas 439-455. 2017. DOI: 10.1016/j.memsci.2017.08.009</strong></p> Mon, 09 Oct 2017 12:00:52 GMT http://comunicacion.uva.es/export/sites/comunicacion/83f1353d-ace9-11e7-8167-d59857eb090a/ 2017-10-09T12:00:52Z El Grupo de Ingeniería Biomédica de la Universidad de Valladolid desarrolla tecnología al servicio de la sanidad http://comunicacion.uva.es/export/sites/comunicacion/3bdd6c58-a8ea-11e7-8167-d59857eb090a/ <p>Cuatro profesores del área de Telecomunicaciones, seis médicos que desarrollan su labor en el Hospital Universitario Río Hortega o en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid y otros 10 científicos contratados por proyectos de investigación forman este equipo, coordinado por el catedrático Roberto Hornero Sánchez.</p> <p>Uno de sus principales objetivos es desarrollar métodos de análisis de señales biomédicas y este trabajo se divide en dos líneas. Una de ellas es el estudio de la actividad cerebral a través de las señales de electroencefalogramas y magnetoencefalogramas, que pueden ayudar a diagnosticar patologías neurodegenerativas como la enfermedad de Alzheimer. La otra línea es el estudio de la saturación del oxígeno en sangre para simplificar el diagnóstico de la apnea obstructiva del sueño.</p> <p>Detectar antes de desarrollar la enfermedad de Alzhéimer<br />En el primer caso, el problema actual es que los médicos sólo detectan cambios en el electroencefalograma de una persona si padece la enfermedad de Alzheimer ya avanzada. “Nuestra idea es desarrollar técnicas novedosas de procesado de señal para detectar el deterioro cognitivo leve y un estado precoz de la enfermedad a través de un método matemático”, comenta Roberto Hornero.</p> <p>Hoy en día se aplican test neuropsicológicos y distintas modalidades de neuroimagen para intentar diagnosticar las demencias de forma precoz, pero sería deseable contar con un método más fiable, basado en técnicas matemáticas que se aplican en procesado de señales. Los investigadores del grupo trabajan en ello, tratando de desarrollar un software más eficiente para interpretar las señales.</p> <p>Una prueba más sencilla para la apnea<br />En el caso de la apnea, hoy en día se realiza el diagnóstico por polisomnografía. “El paciente necesita pasar una noche entera en la unidad del sueño para que le puedan medir hasta 32 señales biomédicas de forma simultánea, así que se trata de una prueba compleja y de coste elevado”, explica Hornero. Los especialistas médicos tienen que revisar ocho horas completas de sueño a través de multitud de señales.</p> <p>La idea del Grupo de Ingeniería Biomédica de la UVa es bien diferente. “Nuestro objetivo es simplificar la prueba de tal modo que se pueda realizar en casa del paciente y con una sola señal, la pulsioximetría, que mide el nivel de oxígeno en sangre”, comenta el investigador. En colaboración con el Servicio de Neumología del Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid realizaron un amplio estudio que involucró a 450 pacientes y los resultados fueron muy positivos, ya que la precisión en el diagnóstico superaba el 90%.</p> <p>“Cuando tienes apnea del sueño dejas de respirar en intervalos de tiempo, lo cual se traduce en que los niveles de oxígeno en sangre bajan considerablemente”, de manera que “esta prueba puede ser apta para realizar un cribado de pacientes y que sólo en caso de duda se tenga que realizar la polisomnografía”. Este método resulta mucho más cómodo para el paciente y reduce los costes sanitarios.</p> <p>Imagen oftalmológica <br />Estas señales biomédicas son clave para el diagnóstico de muchas enfermedades, mientras que en otros casos el factor fundamental es obtener buenas imágenes médicas, por ejemplo, en el campo de la oftalmología. Junto con el Instituto Universitario de Oftalmobiología Aplicada (IOBA), estos investigadores han intentado mejorar la detección de la retinopatía diabética, una complicación ocular de los pacientes con diabetes causada por el deterioro de los vasos sanguíneos de la retina. El diagnóstico temprano permite intervenir para resolver el problema, pero si pasa demasiado tiempo puede llevar a la ceguera.</p> <p>Un programa de software desarrollado por el Grupo de Ingeniería Biomédica permite analizar de forma automática los fondos de ojo. La precisión que ha conseguido es muy elevada a la hora de identificar lesiones como los exudados duros o hemorragias. Para los oftalmólogos, supone una gran ayuda a la hora de revisar a sus pacientes e incluso podría ser una gran herramienta para médicos no especializados.</p> <p>Esta idea entronca perfectamente con los proyectos de telemedicina en oftalmología, la posibilidad de ofrecer un servicio a distancia, sobre todo pensando en las zonas rurales. En este sentido, ha resultado muy positiva una experiencia piloto en la localidad abulense de El Barco de Ávila, en cuyo centro de salud se instaló un retinógrafo. Tras enseñar a los médicos de Atención Primaria a obtener fondos de ojo de pacientes diabéticos, ellos mismos transmitían los datos a través de una aplicación web y un especialista del IOBA emitía un informe en 24 horas. La iniciativa ya se ha extendido a otros municipios, como Peñafiel y Medina de Rioseco.</p> <p>Actividad cerebral<br />Otro aspecto muy diferente del trabajo de este equipo de investigación es el desarrollo de los sistemas Brain Computer Interface (BCI), que permiten utilizar la actividad cerebral para controlar dispositivos. El grupo de Roberto Hornero los ha orientado a ayudar a personas con grave discapacidad, en colaboración con el Centro de Referencia Estatal (CRE) Discapacidad y Dependencia de San Andrés de Rabanedo (León). Manejar el televisor, el equipo de música, el DVD, las luces y hasta navegar por la web ya es posible con esta tecnología.</p> <p>Han aplicado dos tipos de sistemas BCI. Uno de ellos se basa en los ritmos sensoriomotores. “Cuando un usuario imagina el movimiento de su mano izquierda, genera actividad en el hemisferio derecho del cerebro y viceversa”, señala Roberto Hornero. Al detectarse esa actividad cerebral, se pueden ejecutar tareas, aunque requiere cierto entrenamiento y, aunque en el laboratorio funciona bien, a la hora de aplicarlo con usuarios con grave discapacidad en el CRE, los resultados han sido poco fiables. <br />El otro sistema son los potenciales evocados y se basa en las respuestas a estímulos sensoriales, en concreto, los investigadores analizan la onda cerebral P300, que se registra mediante electroencefalografía. “Por ejemplo, si tenemos un menú con 10 iconos, donde cada uno de ellos representa un dispositivo, el usuario sólo tiene que mirar al icono del dispositivo que quiere controlar. Los iconos se iluminan de forma aleatoria, y cuando lo hace el que el usuario está observando, se genera el P300, el sistema tiene que detectar el pico en la señal del cerebro y se introduce, por ejemplo, en un nuevo menú del televisor”, explica el investigador. <br />Mientras que el primer sistema requiere mucha concentración, el segundo es más sencillo y de gran precisión, así que los científicos de la UVa desarrollaron con éxito un navegador web controlado por estas ondas cerebrales para los usuarios del CRE. <br />Posteriormente, de esta experiencia también salió una plataforma de entrenamiento cognitivo para personas mayores sin patología con el objetivo de combatir los efectos del envejecimiento. Un estudio demostró que el entrenamiento a través de este sistema aumentaba las capacidades cognitivas en edades superiores a los 60 años medidas con test neuropsicológicos.</p> <p>Producción científica y transferencia<br />Toda esta potente actividad investigadores del grupo no se queda solo en los laboratorios. En los últimos años, este grupo ha publicado 116 artículos en revistas indexadas en el Journal Citation Reports (JCR), el índice de revistas científicas más prestigioso del mundo, ha presentado más de 150 comunicaciones en congresos internacionales y 140 en nacionales, además de firmar 16 capítulos de libros. Asimismo, ha firmado 48 contratos de transferencia con empresas y administraciones públicas y ha participado en 44 proyectos de convocatorias públicas competitivas. En el aspecto de la transferencia tecnológica, la línea más fructífera está siendo el estudio de la apnea del sueño, gracias a la que el equipo ha conseguido dos patentes en Estados Unidos.<br />A pesar de los numerosos premios que acumulan estos investigadores, el reconocimiento por parte del Consejo Social de la Universidad de Valladolid ha sido muy especial, precisamente, por ser más próximo. “Nos da fuerzas para seguir en este camino”, asegura Roberto Hornero, “queremos continuar con las líneas que ya trabajamos y mantener el grupo”.</p> Wed, 04 Oct 2017 09:56:03 GMT http://comunicacion.uva.es/export/sites/comunicacion/3bdd6c58-a8ea-11e7-8167-d59857eb090a/ 2017-10-04T09:56:03Z Un estudio destaca los beneficios de los centros comerciales para las ciudades http://comunicacion.uva.es/export/sites/comunicacion/2e25e905-96db-11e7-8167-d59857eb090a/ <p>Su autor, Juan Carlos Frechoso Remiro, profesor de la Facultad de Ciencias Empresariales y del Trabajo del Campus de Soria y cuya tesis fue dirigida por los profesores Pablo de Frutos Madrazo y Helena Villarejo Galende, explica que el objetivo de su trabajo era realizar un análisis de las consecuencias que ha tenido la instalación de grandes superficies tanto para los consumidores como para el sector del comercio. “Existía un tópico según el cual los centros comerciales destruían y precarizaban el empleo y hacían bajar los salarios, pero nos hemos encontrado con datos que indican lo contrario”, afirma. <br /> <br />Desde la década de 1980, cuando comienzan a construirse las primeras grandes superficies en la región, hasta 2014, el número de ocupados en el comercio minorista ha crecido, salvo cuando se ha topado con la crisis económica. Aunque se ha destruido tejido comercial tradicional, “la típica tienda familiar que no se ha adaptado a los tiempos”, otros tipo de pequeños comercios ha sabido modernizarse, asociándose en centros comerciales abiertos, convirtiéndose en franquicia u ofreciendo un aspecto más innovador.</p> <p>Los centros comerciales no precarizan el empleo, puesto que, entre sus trabajadores, no hay más trabajos temporales que en el pequeño comercio y sus salarios han crecido por encima de la inflación. En definitiva, “hay más gente trabajando en el sector y cobrando más”, resume el autor.</p> <p>Cambios en el urbanismo<br />Sin embargo, analizar la repercusión de este fenómeno va mucho más allá de los criterios económicos. Uno de los aspectos más curiosos es su capacidad para modificar el urbanismo de las ciudades. Por ejemplo, “en Valladolid, el Centro Comercial Vallsur favoreció que se extendiera la ciudad con zonas como Covaresa o Parque Alameda”.</p> <p>Tampoco la propia distribución de centros comerciales por la geografía española responde a criterios exclusivamente económicos. “Presumíamos que los principales factores eran la población y la riqueza, pero, a la hora de comparar lo que sucede en distintas comunidades autónomas, nos llevamos sorpresas. Por ejemplo, Cataluña debería ser la segunda autonomía con más centros comerciales debido a su población y su riqueza, pero ocupa el cuarto puesto y esto se debe a una cierta resistencia de la Generalitat a conceder licencias”, señala Juan Carlos Frechoso.</p> <p>Castilla y León ocupa el octavo puesto, aunque, dada la extensión, llama la atención la gran concentración que existe en Valladolid, donde existen algunas particularidades poco frecuentes, como la capacidad de atracción de clientes regionales que tiene RÍO Shopping.</p> <p>Establecimientos que salen favorecidos<br />Otro aspecto analizado en la tesis es la capacidad que tienen los centros comerciales de favorecer a determinados formatos comerciales. Entre ellos están las grandes superficies especializadas, como las de electrónica (Media Markt) o también las franquicias y outlets, dedicados a la venta de productos en stocks de temporadas anteriores de determinadas marcas.</p> <p>Sin embargo, “en todos los centros comerciales encontramos casi las mismas empresas”, mientras que se produce un fenómeno de concentración del comercio minorista, cuya variedad es cada vez menor. Ello redunda en que “el consumidor tiene menos alternativas, menos posibilidades de elegir”.</p> <p>Los datos con los que se ha llegado a estas conclusiones proceden de la Asociación Española de Centros y Parques Comerciales (AECC), la Asociación Empresarial del Comercio Textil y Complementos (Acotex), el Observatorio de las Ocupaciones del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), páginas web de algunas empresas y el Instituto Nacional de Estadística (INE).</p> <p>Futuros estudios<br />En general, las conclusiones indican que los centros comerciales conllevan beneficios significativos para los municipios en los que se instalan, de manera que “parecería lógico que las autoridades no se opusieran a la apertura de nuevas superficies”, comenta el autor de la tesis. Sin embargo, matiza que su estudio se ha realizado de acuerdo con los datos reales. “No sabemos hasta qué punto las condiciones cambiarían si se abriesen centros por doquier”, señala.</p> <p>Siguiendo con esta línea de investigación, sucesivos estudios podrían abordar aspectos que se han quedado fuera de la tesis de Juan Carlos Frechoso, como, por ejemplo, la repercusión en los precios. “Hemos visto que, mientras en ropa o calzado los precios son más bajos que en el comercio tradicional, en alimentación son superiores”, apunta. Pero el análisis es complicado, sobre todo teniendo en cuenta la influencia de la crisis económica.</p> <p>También quedaba fuera de los objetivos de este trabajo el análisis de la influencia que tienen estos centros en los proveedores locales, aunque es de suponer que tienen pocas opciones, ya que predominan las grandes cadenas y las franquicias, que disponen de sus propios medios de distribución. Tan solo el sector de la alimentación, que demanda productos frescos, dejaría un hueco significativo para los productores locales, según estima el autor.</p> <p> </p> Mon, 11 Sep 2017 10:22:00 GMT http://comunicacion.uva.es/export/sites/comunicacion/2e25e905-96db-11e7-8167-d59857eb090a/ 2017-09-11T10:22:00Z